La vida en silla de ruedas por distintos países. ¿Como un paseo por el parque?

Si bien es cierto que en varias partes de España se va haciendo hueco los espacios para minusválidos, en junio de 2015, CityMetric publicó un mapa interactivo del metro de París. Tenía un botón que podías pulsar para ver qué estaciones y recorridos podían utilizar las personas en sillas de ruedas, algo fantástico. El único problema es que, por aquel entonces, e incluso ahora, cuando pulsas dicho botón, la mayoría del metro desaparece. Son algunas estaciones de transporte público del centro las que disponen de rampas y de pasos habilitados, y algunas siguen “en progreso”.

con sillas de ruedasSi he aprendido algo de los familiares y conocidos que, por alguna razón, han tenido que utilizar silla de ruedas – temporal o permanentemente – es que el mundo no está particularmente bien diseñado para aquellos que van en silla de ruedas. Algunas veces, las cosas que les impiden – y por extensión, nos impiden – hacer ciertas cosas o ir a sitios concretos son relativamente pequeñas; algunas veces, son enormes.

Si estás atascado en el reposo en cama – como incluso yo he estado durante algunas porciones de tiempo en los últimos años – es que no puedes esperar ver el mundo exterior. Será mejor que esperes tener unas buenas vistas y un buen plan para hacer que la gente venga a verte.

Si se te permite utilizar una variedad de sillas de ruedas, en cambio – lo cual, por lo menos, es mejor que estar en la cama – tu ventana al mundo se convierte en las formas más básicas de accesibilidad y logística. Puertas de acceso planas, rampas y ascensores: son de las pocas cosas que marcan la diferencia.

Hay muchos tipos de sillas de ruedas baratas disponbiles y cada una servirá un propósito y necesidad distinta. En mi opinión, los ascensores son menos fiables que las rampas. Sea en un paseo por la calle, en el metro, en mi edificio, en una escuela, los ascensores dependen de una fuente de energía que tiende a fallar; necesitan reparaciones, actualizaciones.

Es posible que las rampas sean más lentas o requieran más recorrido para usarlas, pero siempre funcionan. La mayoría de la gente no acostumbra a darse cuenta cuando hay rampas, pero ver una hace que me apunte el sitio en el que esté situada en una nota mental.

Viajes más largos con sillas de ruedas

Las dificultades de la carretera

Una gran parte de los taxis de mi ciudad no pueden ofrecer servicio a los usuarios de sillas de ruedas. Eso significa que sólo aquellos físicamente capaces de ser asistidos a subir al coche y sentarse en un asiento corriente pueden ser desplazados en taxi. Y eso es algo que muchos de los propietarios de sillas de ruedas pueden hacer. Los parapléjicos, por ejemplo – aquellos que tuvieron problemas con su columna, y pueden mover los brazos con normalidad, pero no sus piernas – han desarrollado una gran habilidad para entrar en el coche. Si no eres capaz de hacer eso, en cambio, puedes olvidarte de ir muy lejos.

Por eso admiro los taxis de Londres. La idea de que alguien completamente atado a su silla de ruedas pueda llamar a un taxi normal y corriente de ciudad y sentarse en él sin problemas es impensable en cualquier otro sitio – aunque algunos no son lo suficientemente altos como para encajar algunas de las sillas de ruedas eléctricas más voluminosas.

En el extranjero

En la mayoría de países y ciudades, conseguir subir una silla de ruedas a un taxi supone un gran reto. A menudo, cuando los modelos de taxi capacitados para hacerlo están poseídos de forma privada por compañías específicas, también supone un precio excesivo.

Otro ejemplo es Washington DC. Las firmas de taxis sólo aceptan reservas de taxis capacitados para llevar sillas de ruedas con una antelación de reserva de 3 horas como mínimo. La forma más directa de decirlo es que si pides un taxi especializado para efectuar un servicio al momento, la compañía no garantiza su llegada hasta dentro de 3 horas.

En Egipto, por otro lado, puedes llegar a pagar una variedad de precios, rozando los 1.000 euros al día mayoritariamente, por la contratación de los útiles minibuses accesibles para sillas de ruedas, precios los cuales resultan excesivos para la mayoría de usuarios de sillas de ruedas, locales o no. He oído de precios más altos en otros casos. Algunos países, por eso, no tienen ni un vehículo accesible para los propietarios de sillas de ruedas, sin tener en cuenta los utilizados para el transporte hacia y desde hospitales.

El Reino Unido ofrece otra ventaja, también. Los residentes británicos con una discapacidad acostumbran a ser cualificados para un vehículo subvencionado. En algunos casos, eso significa una furgoneta adaptada y un seguro para cubrir una selección de cuidadores rotativos, normalmente extranjeros.

Eso acostumbra a ser una opción genial para la mayoría de viajes, pero todo depende de la localización. En las grandes ciudades, acostumbra a ser difícil de encontrar como aparcar. Además del hecho que alquilar vehículos al extranjero es caro, eso te deja con una última opción: el transporte público. Y, tal y como hemos visto en el caso de París, es algo incierto.

Cómo aliviar los dolores de espalda

El dolor de espalda es uno de los males de nuestro tiempo. Ya sea porque tu trabajo te obliga a pasar mucho tiempo de pie, o mucho tiempo sentado, seguro que alguna vez has padecido dolor de espalda. Es normal, ambas posturas contribuyen a que aparezca el dolor de espalda. En esta ocasión, te explicaré algunos métodos para aliviar el dolor de espalda.

Un clásico, los masajes

No por clásico vamos a dejar de hablar de ellos. Los masajes ayudan muy positivamente a mejorar los problemas de espalda. Por lo general, estos  problemas se derivan de malas posturas o posiciones que se repiten durante horas (el cuerpo no está acostumbrado a ello), lo que puede generarte contracturas y tirones. Los masajes son una forma fantástica de resolver esos problemas.

dolor de espalda

El calor ayuda

El calor también es un gran aliado. Sobre todo, en la zona lumbar y en la zona vertical, que es donde más suelen encontrarse los dolores. El calor contribuye a que los músculos se expandan y resuelvan de forma natural las posibles contracturas que causan el dolor en la mayoría de ocasiones.

Sillones relax

Una buena forma de reducir el dolor de espalda es utilizar un sillón relax, el cual masajee las zonas donde sufres dolor, y, de esta forma, alivie las posibles contracturas y molestias. No son excesivamente caros, y la verdad es que contribuyen muy positivamente a la mejora de la salud de tu espalda. Para solucionar tus problemas de espaldas (ya que tampoco está la economía para tirar cohetes), puede ser una muy buena forma de rendir más en el trabajo y tener una mejor salud general.

Si persiste, acudir al médico

No hay que olvidarse que un dolor repetido y que no se soluciona pese a intentarlo de varias formas, puede ser síntoma de algo más grave. Así que, si notas un dolor leve y no lo puedes corregir con los consejos dados, deberías plantearte el visitar a tu médico de cabecera para que te de una opinión profesional.

Como ves, hay muchas formas de reducir los dolores de espalda, y no son excesivamente complejos. Seguro que tomando algunos de estos consejos, te sentirás mejor dentro de muy poco tiempo. ¡La salud es lo primero!